Desnutrición y Obesidad, otra de las paradojas que se viven en México

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), a través de su Centro de Investigación en


Nutrición y Salud, desarrolló un estudio para conocer y atender el problema de la desnutrición


crónica y obesidad en niños, tras revelar que la anemia afecta al 35% de los niños de 12 a 24


meses de edad, en tanto que la obesidad infantil la padecen cerca del 30% de los menores de


12 años.


 


La investigación dio cuenta de que mientras en 1988, el 6% de los menores de cinco años


tenía problemas de desnutrición aguda, ahora solamente la padece el 1%. Al respecto, el Dr.


Salvador Villalpando, Director de Investigación en Políticas y Programas de Nutrición, explicó


que técnicamente se llama desnutrición cónica, aquella que se manifiesta principalmente por


una talla baja; siendo las causas más comunes de esta enfermedad: una dieta inadecuada o


insuficiente, el padecimiento de infecciones agudas en la infancia, u otros problemas de salud


que terminaron por no permitirles desarrollar un buen crecimiento. Ello significa que la


presencia de alimentos que contienen suficientes micronutrimentos, como vitaminas y


minerales, son muy escasos en la población mexicana y, por lo tanto, generan estas


deficiencias.


 


La otra cuestión de la desnutrición crónica, es que la frecuente aparición de infecciones agudas


aun las banales, tales como infecciones respiratorias o diarreas que sufren los niños a lo largo


de sus primeros años de vida, van restando un potencial de crecimiento, toda vez que por cada


episodio de diarrea los niños pierden una importante opción de crecimiento.


 


El director de Investigación en Políticas y Programas de Nutrición del INSP, mencionó que uno


de los micronutrientes más deficiente en el país es el hierro. Igualmente, señaló que quien


tenga ausencia de este componente alimenticio, tendrá muchas implicaciones a lo largo de su


vida, ya que el consumo del hierro es necesario para todas las funciones que tienen que ver


con el sistema de defensa corporal frente a las infecciones, el desarrollo mental y la capacidad


de trabajo físico.


 


En este sentido, se revelaron datos importantes. Y es que de acuerdo con los resultados de la


Encuesta Nacional de Nutrición de 1999, en donde por primera vez se midió algunos


micronutrientes en la sangre de los niños, se detectó que 50% de los infantes entre 12 y 24


meses, tenía anemia, y que ésta podría ser o no por deficiencia de hierro. En tanto que el 60%


de estos niños, entre 12 y 24 meses de edad, tenía deficiencia de hierro.


 


La segunda deficiencia importante que se ha detectado relacionada con la desnutrición infantil


es la del Zinc, el cual es un componente que el organismo necesita en cantidades pequeñas


para favorecer el crecimiento físico y para que el cuerpo se defienda de las infecciones.


Asimismo, el Zinc se relaciona con aspectos de desarrollo emocional


Más que una paradoja, la obesidad y el sobrepeso son un problema real de salud pública


 


Además de la desnutrición crónica, México se enfrenta con el problema de la obesidad infantil,


misma que empezó acentuarse de 1988 a 1999, fecha en la que se registró en nuestro país un


incremento de este padecimiento en las tasas anuales en todos los grupos de edad.


 


La Encuesta Nacional de Nutrición y Salud de 2006, reveló que el 30% de los niños que salen de


la escuela primaria tienen sobre peso u obesidad. Mientras que en el grupo de edad con


hombres y mujeres mayores de 30 años, el 70% de ellos presentan sobrepeso u obesidad.


Un estudio realizado en el año 2000, en niños de 10 a 19 años, reveló que un porcentaje alto


de quienes padecían sobrepeso y obesidad, tenían anormalidades en su colesterol, triglicéridos


y glucosa, es decir, que ya la obesidad estaba manifestando sus consecuencias sobre la salud a


edades tempranas. Lo grave, es que cuando estos niños lleguen a la edad adulta y productiva


de la vida, van a presentar una tasa alta de diabetes, accidentes cerebro vasculares y, en


etapas más tardías, tendrán complicaciones severas como: ceguera, insuficiencia renal y


amputaciones de sus extremidades, entre otros.


 


La alternativa para mejorar estos problemas de salud, según expone el Dr. Salvador


Villalpando, es cambiar los estilos de vida sedentarios y de alimentación, es decir, salir a


caminar, hacer ejercicio y cuidar la conformación de una dieta para que ésta sea completa y


nutritiva, evitando la ingesta excesiva de bebidas endulzadas, harinas y leche entera y sus


derivados.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Los trastornos de la sangre tienen un alto impacto, no sólo para los pacientes sino para la sociedad en conjunto

LaSalud.mx.– Roche anunció que, el 14 de diciembre de 2020, firmó un Acuerdo Global de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *