Midiendo los niveles de glucosa en la sangre

LaSalud.com.- Las personas con diabetes tipo 2 que cuidan su salud pueden llevar una vida normal aún con este diagnóstico. La compañía farmacéutica Johnson & Johnson compartió información relevante sobre la diabetes tipo 2, con la finalidad de contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen.

Mantener niveles normales de glucosa en la sangre (azúcar en la sangre) puede reducir las probabilidades de padecer complicaciones del corazón, riñones y oculares, relacionadas con la diabetes tipo 2. De acuerdo con la Secretaría de Salud (SSA) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México anualmente mueren 75 personas por cada 100 mil habitantes por complicaciones a causa de la diabetes tipo 2. 

Para mantener un correcto nivel de glucosa en la sangre, los pacientes con diabetes tipo 2 deben monitorear sus niveles con una prueba de hemoglobina A1C, esta prueba  ofrece el valor medio de glucosa en la sangre durante los últimos dos a tres meses. 

Con base en los resultados de la prueba de A1C, el especialista determinará si cierto plan de tratamiento está funcionando para el paciente o si hay que hacer cambios para mantener la enfermedad bajo control.  

Un valor de la prueba A1C por encima de 7% significa que la diabetes está siendo mal controlada, la gente con este padecimiento debe tratar de tener un valor menor a 7%. Cuando la diabetes está fuera de control (altos niveles de azúcar en la sangre), la glucosa se acumula en la sangre y se combina con hemoglobina, sustancia presente en los glóbulos rojos que transporta oxígeno alrededor del cuerpo, lo cual ocasiona que ésta se cubra de azúcar (glucosilada). La prueba A1C mide el porcentaje de hemoglobina en el cuerpo que se ha cubierto de azúcar. Altos niveles de glucosa en la sangre significan mayor hemoglobina glucosilada, lo cual se traduce en una mayor lectura de la prueba A1C, entre más alto es el porcentaje de la prueba de hemoglobina A1C, mayor es el riesgo de desarrollar complicaciones, es recomendable que la gente con diabetes tipo 2 se haga esta prueba cada tres meses para determinar si sus niveles de azúcar alcanzan el correcto nivel de control.

La Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda que la gente con diabetes tipo 2 que está dentro de las metas de tratamiento y con niveles estables de glucosa en la sangre, se hagan la prueba A1C dos veces al año. Si se hace la prueba y presenta niveles más altos de los normales, su médico podrá sugerirle repetir la prueba A1C cuatro veces al año o hasta que sus niveles de glucosa en la sangre alcancen los niveles recomendados.

La prueba A1C también es útil para los médicos ya que les da la oportunidad de ajustar los medicamentos y reducir el riesgo de complicaciones de largo plazo a causa de la diabetes. Diversos estudios han demostrado reducciones sustanciales en las complicaciones a largo plazo al disminuir los niveles de A1C. Sin embargo, aproximadamente 50 por ciento de los pacientes no alcanzan los niveles de control de la glucosa recomendados por los médicos, lo cual incrementa el riesgo de serias complicaciones.

Los pacientes regularmente enfrentan problemas con la adherencia, ya que es difícil mantener la motivación cuando no hay signos físicos de mejora. Esto hace que el control glicémico sea difícil de alcanzar. Mantener apego al tratamiento y un continuo monitoreo puede marcar la diferencia en el curso de la enfermedad de un paciente.

Actualmente existen nuevas opciones de tratamiento que pueden ayudar a mantener la diabetes tipo 2 bajo control. Una nueva clase de medicamentos para la diabetes llamados inhibidores del co-transportador sodio-glucosa tipo 2 (SGLT2) ya están disponibles. Este nuevo tipo de tratamiento está asociado tanto con la reducción de la presión arterial, como con la reducción del peso.  Cuando la glucosa se filtra de la sangre a los riñones, ésta es reabsorbida y regresa al torrente sanguíneo. Un importante transportador responsable de esta reabsorción es el transportador sodio-glucosa tipo 2 (SGLT2), el cual fomenta la pérdida de glucosa a través de la orina cuando es inhibido. Canagliflozina pertenece a esta clase de tratamiento. De acuerdo con robustos estudios clínicos con más de 10 mil pacientes alrededor del mundo, canagliflozina ofrece un control glucémico mejorado a la vez que reduce peso corporal y la presión arterial.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Día Mundial de la Trombosis

El 13 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Trombosis, una fecha que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *