Reduzca factores de riesgo para infarto cerebral: Especialista del IMSS México Oriente

Cambiar estilo de vida, hacer  ejercicio, consumir más verduras,  menos alimentos grasos

El infarto cerebral es la segunda causa de muerte en el mundo y la cuarta en México, porque las personas que no se atienden a tiempo mueren por este padecimiento, por tal motivo es necesario reducir factores de riesgos modificables, señaló la doctora Alma Castorela Martínez, médico urgencióloga del Hospital General Regional 196 del IMSS México Oriente.

La enfermedad vascular cerebral aterotrombótica  se define como la oclusión de las arterias intracraneales o extracraneales, debido a aterotrombosis de las mismas y que como consecuencia de dicha obstrucción condiciona un infarto cerebral  el conjunto de signos y síntomas neurológicos que pueden provocar la muerte y que se instalan en el transcurso de minutos u horas.

Añadió que los factores de riesgo no modificables son: la edad  mayor de 55 años, a mayor edad mayor riesgo, sexo, mayor riesgo en hombres, antecedentes familiares de enfermedad vascular isquémica. Los factores de riesgo que pueden ser tratados y controlados son: Hipertensión arterial y la diabetes Mellitus, fibrilación auricular, los factores modificables son: tabaquismo, hiperlipidemia, obesidad, sedentarismo, apnea del sueño.

La especialista mencionó que los signos que  manifiesta un posible infarto cerebral en una persona, lo podemos ver con déficit neurológico agudo manifestado por alteraciones motoras, sensitivas y cognoscitivas estos cambios en el lenguaje el cual comienza  a distorsionarse; además disminución de la fuerza de las extremidades superiores o inferiores, desviación de la comisura labial.

Signos que debemos contemplar con precisión para actuar de inmediato y conducir al enfermo a un hospital de segundo nivel o al servicio de urgencias, en donde contamos con especialistas en urgencias médicas, neurocirugía, y estudio topográfico, juntos forman un equipo de atención para  identificar el tipo de déficit neurológico, y recibir manejo oportuno ya que el IMSS cuenta con medicamentos trombolíticos que cambian el pronóstico de los pacientes afectados por esta patología.

 Hay una ventana terapéutica de 4.5 horas a partir de la aparición de los síntomas, al llegar al servicio de urgencias se aplican escalas de evaluación  en la tomografía se observan signos tempranos que nos orientan para decidir la terapia lítica y la recuperación neurológica por consecuencia. Por eso insistimos en acudir en forma temprana al servicio de Urgencias cuando se inicia con un déficit neurológico agudo o súbito.

Dijo que la epidemiología  de la enfermedad vascular cerebral es una situación “que nos está preocupando por su alta incidencia.

Apuntó que “debemos cambiar nuestro estilo de vida, hacer más ejercicio, consumir más verduras y  menos alimentos grasos”. La actividad física regular se relaciona con una reducción del riesgo de muerte prematura y enfermedad vascular cerebral. Se recomienda realizar ejercicio moderado al menos 30 minutos diarios. Estos beneficios son aparentes con solo caminar y con el incremento en la duración de alguna actividad recreativa.

La obesidad se relaciona con mayor riesgo de enfermedad vascular cerebral al asociarse con otros factores de riesgo como hipertensión arterial sistémica, diabetes Mellitus y dislipidemias.

La hipertensión arterial: es el factor de riesgo más importante de EVC isquémico y hemorrágico. Se recomienda la vigilancia y control de la presión arterial sistémica con el objeto de mantener una presión 130/85 mm de mercurio.  Se recomienda una dieta baja en sal.

Tabaquismo: este incrementa el riesgo para todos los tipos en enfermedad vascular cerebral. Se recomienda suspender el consumo de tabaco en cualquiera de sus formas, así como evitar la exposición al humo de tabaco. El riesgo se reduce al 50% en el primer año y se elimina en 2 a 4 años, después de haber suspendido el hábito de fumar. Se recomienda suspender el hábito del tabaco.

La fibrilación auricular  es la arritmia más común y se complicación más grave e la embolia cerebral. La fibrilación auricular se asocia a un incremento de 5 veces mayor en Enfermedad Vascular Cerebral comparado con la población general.

El IMSS cuenta con unidades de rehabilitación para las personas ya son afectadas por esta enfermedad vascular cerebral, sin embargo hay programas que se encargan de la prevención  primaria y la prevención secundaria.

Es importante mencionar que a través de los programas preventivos del IMSS, como el PREVEIMSS, se pueden detectar a tiempo los principales síntomas de riesgos como es la hipertensión, la elevación de colesterol, la obesidad, así como también los exámenes de glucosa para descartar la diabetes mellitus, una de las principales causas de infarto en la población.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Clínica de Supervivientes a Cáncer Infantil del CMN 20 de Noviembre del ISSSTE, única en AL

Oncologia.mx.- El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *