Enfermedad Celiaca una explicación sencilla.

El gluten es una proteína especial que forma parte de la semilla de muchos cereales tales como el trigo, avena, cebada y centeno. Al entrar en contacto con nuestro intestino el gluten, provoca daños en la mucosa, la capa que cubre todo nuestro aparato digestivo, por lo que se producen diversos grados de inflamación y destrucción.

Este daño ocasiona problemas para la absorción de los alimentos y afecta, por lo tanto, nuestro estado nutricional; o bien, retrasar el crecimiento cuando afecta a niños.


Antes del año 1950, la ciencia no había descubierto qué enfermedad provocaba que muchos niños en sus primeros años consultaran por diarrea frecuente, baja estatura, anemia, retraso en la primera regla, alteraciones conductuales y otros síntomas que se confundían erróneamente con otras enfermedades.


Un grupo pionero de médicos demostró para el año 1953 que la harina de trigo, pero no el almidón extraído de este cereal, provocaba esta extraña enfermedad. A partir de sus experimentos, y con el paso de los años, se llegó a demostrar que el gluten era el responsable del daño intestinal, y que además, este daño podía tener otras consecuencias en órganos y sistemas no relacionados con el aparato digestivo.

Desde entonces, la eliminación del consumo de harinas y sus derivados, fabricados a partir del trigo, cebada, centeno y avena, ha sido parte fundamental para el tratamiento de esta enfermedad. Leer esta recomendación es mucho más fácil que ponerla en práctica ya que los productos de estos cereales los encontramos en nuestras comidas todos los días, por ejemplo, en el pan de todo tipo, los pasteles, las harinas para hornear, las galletas y las pastas. 

El problema aumenta aún más cuando se sabe que al menos 70 por ciento de toda la comida industrializada usa el gluten (debido a sus propiedades) para fabricar colorantes, espesantes, preservantes y un sinnúmero de otras aplicaciones, por lo que productos que no relacionamos con las harinas tales como jugos, carnes enlatadas, embutidos, salsas, yogures, chocolate, margarinas, ensaladas o comidas congeladas, gelatinas y otros, tienen suficiente cantidad de gluten como para ocasionar que la enfermedad persista y nunca mejore.Además de las dificultades en la dieta, esta enfermedad puede presentarse de forma diferente a lo largo de la vida, lo que dificulta aún más su diagnóstico. Los síntomas clásicos que describí son típicamente relacionados con los niños, pero tanto niños como adultos pueden presentar síntomas aislados, o bien, nunca presentar síntomas a pesar de tener pruebas de laboratorio y genéticas positivas.


En otras palabras, hay personas que a pesar de tener un intestino sano y hasta con una biopsia negativa, pueden tener pruebas en sangre positivas. Se sabe que la gran mayoría de personas son, por lo tanto, asintomáticas, pero son potenciales candidatos a presentar síntomas de la celiaquía en cualquier momento de sus vidas.


Los adultos, en orden de importancia, presentan los siguientes síntomas: fatiga, dolor abdominal, exceso de gases, anemia, menstruaciones irregulares, estreñimiento (50 por ciento de los casos), osteoporosis, depresión, irritabilidad y ansiedad. Muchos de los síntomas intestinales suelen atribuirse por equivocación a otras enfermedades tales como colitis, gastritis y diarreas infecciosas.


Si usted o alguien de su familia tiene frecuentemente malestares abdominales y otros tales como los descritos, debe consultar con su médico para que le haga el diagnóstico correcto. De comprobarse, la dieta especial durará toda la vida y requerirá de mucha información nutricional.

Sensibilidad al gluten


La sensibilidad al gluten ya no puede ser vista sólo como un problema intestinal: es necesaria una visión mucho más amplia de las reacciones a esta proteína, contenida principalmente en cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena, que mantienen a por lo menos 1.5% de la población mundial en alerta por los trastornos que les causa en la flora intestinal.


Lo anterior se desprende de la investigación que encabezó el doctor Rodney Ford, bajo el título %u201CEl síndrome de gluten: una enfermedad neurológica%u201D en la que sostiene que cualquier persona que tenga síntomas crónicos inexplicables especialmente si se asocia con la fatiga y el cansancio  deben hacerse la prueba de sensibilidad al gluten. 


Si el gluten es el supuesto agente nocivo, entonces no hay necesidad de invocar el daño intestinal y deficiencia nutricional para explicar la gran variedad de los síntomas experimentados por los pacientes de enfermedad celíaca y sensibilidad al gluten. Se llama a esto %u201CEl Síndrome de gluten%u201D. 

Una de cada diez personas se ven afectadas por el gluten: lo que significa que en México por lo menos 10 millones de personas están bajo esta presunción y propensas al efecto nocivo del gluten sobre el sistema nervioso, es decir, puede haber trastornos de los nervios y el cerebro asociados con la sensibilidad al gluten.


Estos incluyen: caminar oscilante (cerebella ataxia), debilidad muscular, un desarrollo lento, problemas de aprendizaje, desorden de déficit de atención (ADD), depresión, letargo, dolor de cabeza y migraña. 


La investigación médica ha demostrado que estos problemas pueden ser desencadenados por el gluten y se producen en las personas que no tienen la enfermedad celíaca.

 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Clínica de Supervivientes a Cáncer Infantil del CMN 20 de Noviembre del ISSSTE, única en AL

Oncologia.mx.- El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *