Sedentarismo y malos hábitos alimenticios, factores que predisponen al cáncer de colon en los jóvenes.

Una vida sedentaria, el
sobrepeso, fumar y beber en exceso, así como los malos hábitos alimenticios se
han relacionado de manera muy directa con el desarrollo de cáncer de colon, que
en los últimos años ha aumentado de manera alarmante el número de casos en
pacientes jóvenes, cuando hace apenas unos años esta enfermedad parecía ser
exclusiva de los adultos mayores.

De acuerdo con estudios
realizados, el desarrollo en las grandes civilizaciones ha traído consigo un
cambio de hábitos en lo que respecta a la nutrición y el estilo de vida, pues el
ser humano ha dejado de comer fibras naturales y ha elevado de manera
significativa el consumo de azúcares y harinas refinadas, así como la ingesta
de alcohol a edades muy tempranas.

Asimismo, ha creado una
fuerte adicción a la tecnología, dejando de lado el ejercicio que requiere
diariamente nuestro cuerpo y generando con ello una incontrolable avalancha de
enfermedades relacionadas con la obesidad, entre las cuales destaca el cáncer
de colon.

Este fenómeno, muy común
en los jóvenes de hoy, ha ubicado a la enfermedad entre las principales causas
de muerte en los países desarrollados, pues se afirma que más de la mitad de la
población padece sobrepeso debido a los progresivos cambios que se vienen
generando en las costumbres alimenticias.

Y aunque no existen datos concluyentes en cuanto al efecto protector de
determinados hábitos dietéticos, ya están en estudio distintas sustancias con
probable efecto protector en relación al cáncer de colon, como una dieta rica
en folatos (vitamina B9) y calcio, y pobre en grasa y carnes rojas.

También se dice que la
realización de ejercicio físico regular reduce en un 40% el riesgo de
desarrollar este tipo de cáncer, pues además de contribuir al buen
funcionamiento del aparato digestivo, nos ayuda a evitar el sobrepeso y la
obesidad, factores altamente asociados con el cáncer de colon.

De acuerdo con estadísticas, en México se registran más
de 150 mil casos de cáncer colorrectal por año, de los cuales se ha detectado
un número importante en pacientes jóvenes.

%u201CLamentablemente se trata de un enemigo silencioso, pues
es asintomático en sus primeras etapas, por lo que cuando es detectado se
encuentra ya en estado muy avanzado, reduciendo de manera considerable las
posibilidades de vida del paciente.

%u201CPor
ello es importante acudir al médico ante los primeros síntomas relacionados con
la enfermedad, como son fatiga o cansancio constante, dolor o molestia
abdominal, presencia de sangre en las deposiciones, baja inexplicable de peso,
estreñimiento o episodios de diarrea y cambio en la consistencia de las
deposiciones, es decir, que sean más delgadas de lo normal%u201D, señala el Dr.
Billy Jiménez Bobabilla, especialista en cáncer de colon y recto del Hospital
Angeles Lomas y el Hospital General de México.

Jiménez
Bobadilla advierte que con los avances médicos se han encontrado nuevas
terapias para el tratamiento de cáncer de colon, pero la mejor arma para
combatirlo sigue siendo la prevención, para lo cual recomienda:

·       
Hacer ejercicio regularmente.

·       
Evitar el consumo de tabaco y alcohol.

·       
Moderar el consumo de carnes roja, en especial aquellas procesadas
(embutidos, salchichas), muy cocida (quemada) o en contacto directo con el
fuego, ya que esto favorece la aparición de sustancias con potencial
cancerígeno como son las aminas heterocíclicas.

·       
Llevar una dieta rica en fibra, vegetales y fruta de todos los colores,
ya que poseen diversos elementos que nos protegen del cáncer como son los
antioxidantes, la fibra, minerales y vitaminas. Consumir especialmente las
verduras verdes oscuras como las acelgas, arvejas o espinacas que son ricas en
ácido fólico, un elemento protector para el cáncer de colon.

·       
Visitar regularmente al médico para estudios de rutina que nos indiquen
la presencia de alguna alteración en el organismo, como puede ser la presencia
de anemia, uno de los principales síntomas del cáncer de colon.

%u201CTambién es importante masticar
varias veces y despacio, pues resulta menos agresivo para el tubo digestivo
procesar la comida bien molida y mezclada con saliva, a diferencia de comer
rápido, que tarde o temprano genera alteraciones en colon y recto. Hay que
tener muy presente que la salud entra por la boca%u201D, destacó el especialista.

Qué es el Cáncer Colorrectal?

·       
El cáncer
colorrectal es un cáncer del intestino grueso (colon) y del recto.

·       
En la mayoría de
los casos, se desarrolla a partir de pequeños crecimientos en forma de hongos,
llamados pólipos, que se forman en el recubrimiento  del colón o del
recto. Si un pólipo se convierte en tumor y se detecta en una etapa temprana,
con frecuencia puede ser retirado.

·       
Por lo regular, no
existen síntomas iniciales y el cáncer puede haberse diseminado hacia otras
partes del cuerpo antes de que sea detectado. Cuando el cáncer se ha diseminado
hacia otras partes del cuerpo, se le conoce como cáncer colorrectal metastático
o avanzado.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Día Mundial de la Trombosis

El 13 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Trombosis, una fecha que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *