Inactivación de patógenos, reconocida como medida de seguridad para evitar infecciones por transfusiones de sangre

LaSalud.mx.– De todas las sustancias que se infunden en el cuerpo, la sangre es la única que no es totalmente estéril: aun en los mejores bancos de sangre de los países más desarrollados, la sangre donada puede estar contaminada por bacterias, parásitos o virus, que pueden ser portados por donadores asintomáticos.

En general, los pacientes que requieren una transfusión sanguínea son pacientes muy delicados: con afecciones hematoncológicas, algún tipo de leucemia, linfoma; que pueden estar en cuidados intensivos, tener úlceras, estar entubados.  Es por ello que resulta importante implementar medidas efectivas para minimizar posibles infecciones asociadas a transfusiones para este tipo de pacientes, a fin de reducir dichos riesgos causados por patógenos emergentes como son el virus del Zika y el Dengue.

Ante este panorama, la tecnología de inactivación de patógenos adquiere su verdadera dimensión, explica Salvador Rico, Responsable de Investigación Clínica y Asuntos Médicos de Cerus Corporation:

“La comunidad médica se tarda cierto tiempo en identificar nuevas amenazas al abasto sanguíneo. Por ello, nosotros desarrollamos un dispositivo que, de forma proactiva, inactiva bacterias, parásitos y virus, además de leucocitos, que están asociados a efectos adversos de la transfusión. Con el respaldo de más de tres millones de unidades transfundidas en Europa, actualmente, esta tecnología se utiliza en 130 bancos de sangre de todo el mundo”.

Los brotes recientes de Zika, Dengue y Chikungunya demuestran que los patógenos surgen continuamente y representan una amenaza constante a la salud pública. Las pruebas para su detección en sangre parten de un enfoque reactivo: se requiere la identificación de patógenos específicos a partir de la cual se desarrollarán e implementarán las pruebas correspondientes. Regularmente hay un retraso considerable entre la emergencia de un nuevo patógeno y el reconocimiento de la necesidad de medidas de seguridad adicionales.

Por el contrario, la inactivación de patógenos es una medida de seguridad proactiva que puede implementarse rápidamente para proteger el abasto de sangre, pues reduce el riesgo de infecciones transmitidas por transfusiones mediante una amplia inactivación de bacterias, virus y parásitos en componentes de la sangre como plaquetas y plasma.

Esta tecnología está basada en una premisa simple: las plaquetas y el plasma no tienen ADN ni ARN funcional; sin embargo, los patógenos y algunos glóbulos blancos que pueden ser dañinos sí los tienen. Lo que hace la inactivación de patógenos es bloquear el proceso de replicación de estos últimos, con lo que virus, bacterias y parásitos no pueden multiplicarse ni causar enfermedad alguna.

La inactivación de patógenos ha sido utilizada en diferentes momentos para ayudar a mantener un abasto de sangre adecuado y seguro como parte de un plan de prevención de epidemias. En febrero de 2016, tanto la Administración de Alimentos y Drogas (Food And Drug Administration, FDA, por sus siglas en inglés) como la Organización Mundial de la Salud (OMS), emitieron guías de orientación que reconocieron el riesgo de transmisión de virus de Zika por transfusión sanguínea e identificaron medidas de seguridad en el manejo de sangre para reducir riesgos, entre las que se encontraba el uso de tecnología de inactivación de patógenos.  

Utilizada desde hace más de 10 años en Europa y también recientemente disponible en Medio Oriente y Asia, la tecnología de inactivación de patógenos fue aprobada para su uso en componentes de la sangre como plaquetas y plasma en 2014 por la FDA en Estados Unidos y hoy también está disponible en México, Brasil y algunos países de América Latina.

 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Clínica de Supervivientes a Cáncer Infantil del CMN 20 de Noviembre del ISSSTE, única en AL

Oncologia.mx.- El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *