Conoce la Estrategia Nacional para prevenir embarazos adolescentes

Dr. Luis Emilio Medina Malagón*

LaSalud.mx.- La adolescencia es una etapa de adaptación y cambio en la vida de los seres humanos. Cuando se llega a presentar un embarazo en este periodo de transición, los futuros padres multiplican las sensaciones de dificultad, inseguridad, inestabilidad y soledad que normalmente acompañan a hombres y mujeres de esa edad.

El problema se acentúa en el caso femenino, puesto que la mayoría de las jovencitas que llegan a embarazarse deben transcurrir su gestación en soledad, ya que generalmente la pareja no asume su responsabilidad. 

En México, en el año 2013, se registraron 460 mil embarazos adolescentes en toda la República. Esto significa que uno de cada cinco embarazos, en general, ocurre en mujeres que apenas han abandonado la infancia. Entre esos, once mil embarazos ocurrieron en niñas entre 10 y 14 años. Ellas son niñas que no juegan con muñecas, sino con bebés reales. 

Ante este problema, el 23 de enero de 2015 el gobierno federal de México anunció la puesta en marcha de la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo Adolescente, cuyo objetivo es  reducir en 50% la tasa de fecundidad de las adolescentes de 15 a 19 años para el año 2030 y evitar embarazos en niñas de 14 años o menos. 

El gobierno ha invitado a muchos actores sociales a sumarse a este esfuerzo , incluyendo a la iniciativa privada, los medios de comunicación, los padres de familia y asociaciones como el Grupo de Estudios del Nacimiento (Gen), especializado en prevenir los defectos del nacimiento. 

La edad recomendable para que una mujer se pueda embarazar está bien conceptualizada a nivel mundial: se trata de mujeres con más de 18 años y menos de 35 años de edad. En el caso de las adolescentes que se embarazan, los médicos siempre tenemos que estar atentos  de posibles alteraciones asociadas a la inmadurez de su cuerpo. 

En la adolescente embarazada hay problemas biológicos, como la falta de proporción entre la pelvis de la madre y la cabeza del bebé, un crecimiento y desarrollo inadecuado del feto y , en algunos casos, mayor riesgo de desprendimiento prematuro de placenta, anemia de la madre, aumento la presión arterial en la segunda mitad del embarazo o preeclampsia e infecciones en el tracto urinario, entre otras.

Una estrategia integral para prevenir el embarazo en adolescentes mexicanas tiene que contemplar los aspectos médicos y psicosociales que rodean a las jovencitas que ya tienen vida sexual activa. 

La palabra clave en esta política de salud pública es ‘prevención’. Al crear conciencia sobre la importancia la planificación familiar se logra también que las adolescentes se concienticen acerca de que sus oportunidades de crecimiento y desarrollo son más amplias si evitan embarazos no planeados y no deseados en etapas tempranas de su educación escolar, y que se les permita informarse sobre las ventajas de posponer su embarazo hasta la mayoría de edad, acompañadas de parejas responsables en lo que definimos como “Paternidad Responsable”. 

* Dr. Luis Emilio Medina Malagón, Miembro del Grupo de Estudios del Nacimiento A.C.


Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Publican en The Journal of the American Medical Association resultados del estudio con blinatumomab para paciente con LLA

Oncologia.mx.- Amgen anunció que los datos de un estudio de fase 3 aleatorizado y multicéntrico …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *