Necesario medir glucosa después de las comidas para el paciente con diabetes

Se denomina glucosa posprandial a los niveles de azúcar en sangre después de comer, los cuales, de encontrarse elevados, pueden ser indicativos de diabetes. En quienes ya presentan la enfermedad es indispensable realizar esta evaluación, pues un inadecuado control incrementa la probabilidad de complicaciones, como daño renal, pérdida de la visión y amputaciones.


“En la actualidad, la mayoría de los pacientes que han sido diagnosticados con diabetes no mantienen un control adecuado de su nivel de azúcar después de las comidas e, incluso, no recurren a la medición de la glucosa posprandial”.


Así lo dio a conocer el doctor Paul Frenk Barón, investigador principal de Ultimate Medica, clínica en la Ciudad de México que participa de estudios científicos para la aprobación de medicamentos para diabetes.


“La hiperglucemia (alta concentración de glucosa en sangre) posprandial puede ser determinada midiéndola dos horas después de la ingesta de un alimento; si el resultado es superior a 200 mg/dL es un indicador de diabetes mellitus”, indicó el especialista.


Diversos estudios científicos han demostrado que los pacientes con diabetes que presentan un nivel de glucosa normal de ayuno pero una elevada glucosa posprandial tienen un riesgo mayor de enfermedades cardiovasculares.


“Esto se explica porque los estados posprandiales se presentan en las personas en alrededor del 75 por ciento del día, mientras que los estados de ayuno únicamente en el 25 por ciento.


“Es muy importante que el paciente tenga conciencia de monitorear y controlar su glucosa y no sólo la de ayuno, puesto que de esta manera podrá retrasar las temidas complicaciones de la diabetes”, agregó el doctor Frenk Barón.


Un parámetro confiable que indica si un paciente con diabetes ha logrado controlar su glucosa posprandial es la llamada hemoglobina glucosilada, la cual es un estudio de la sangre que señala el promedio del nivel de glucosa de un paciente en los últimos 3 o 4 meses.


“El paciente con diabetes bien controlado debe tener en este estudio un valor de resultado menor al siete por ciento. Sin embargo, en México la media de hemoglobina glucosilada es de alrededor de un 10 o 12 por ciento, por lo que estamos hablando de que en nuestro país hay un mal control de la glucosa posprandial y, por consecuencia, altos riesgos para los pacientes con la enfermedad”, apuntó el médico internista.


Hoy en día existen medicamentos que ayudan a controlar los incrementos de glucosa posprandial, como las insulinas de acción rápida, solas o asociadas a las de acción retardada, mismas que deben ser prescritas por el médico tratante.


“Controlar la glucosa posprandial ayuda a alcanzar la meta propuesta de hemoglobina glucosilada, y por cada punto porcentual que un paciente logre disminuir este rango estará reduciendo hasta en 14 por ciento el riesgo de infarto al corazón; en casi un cuarto la posibilidad de muerte por diabetes, y hasta 43 por ciento el riesgo de amputaciones”, finalizó el doctor Frenk Barón.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Tras dos años de quimioterapia, Beckett supera la leucemia linfoblástica

Con tan sólo cuatro años, Beckett fue diagnosticado con leucemia linfoblástica, un tipo de cáncer …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *