Desafío terapéutico: Linfoma no Hodgkin y VIH/sida

De acuerdo con la Secretaría de Salud, el linfoma no Hodgkin es el tercer cáncer más frecuente en hombres y el cuarto en mujeres. Se trata de una enfermedad común que lo es todavía más en personas que viven con VIH/sida, casos en los cuales, por involucrar dos padecimientos que dañan al sistema inmunológico, el tratamiento se vuelve todo un desafío para doctores y usuarios de servicios médicos.
 
Enfermedad definitoria

El sistema linfático forma parte del sistema inmunológico del organismo. Por éste circulan los linfocitos, células encargadas de defender al cuerpo de agresiones externas como virus y bacterias. Cuando una proliferación de células malignas o tumorales afecta los linfocitos se habla de linfoma, el cual puede ser de Hodgkin y no Hodgkin, según la definición que da el Instituto Nacional de Cancerología sobre esta enfermedad.

Aunque se trata de cáncer en ambos casos, linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin son padecimientos biológicamente distintos en cuanto al origen celular de los tumores y evolución de los mismos; el primero es más frecuente en gente joven, el segundo se presenta por lo regular en personas de 40 a 60 años de edad.

Quienes viven con VIH tienen una frecuencia de tumores linfáticos mayor que el resto de la población, en especial del tipo no Hodgkin, pues las afectaciones a su sistema inmunológico lo hacen más propenso al desarrollo de este cáncer.
 

Eduardo Reynoso, director del Centro de Especialidades Hemato-Oncológicas del Hospital Español en México, explicó a Letra S que la presencia de linfoma en una persona con VIH puede ser entendida como un desarrollo de la infección por este virus hacia el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida).

De acuerdo con el especialista, se considera que una persona con VIH ha desarrollado sida cuando empiezan a surgir infecciones o enfermedades %u201Cdefinitorias%u201D, y el linfoma no Hodgkin es una de ellas.
 
Combinación que implica retos

Si bien la presencia del VIH es un factor de riesgo para el surgimiento de un linfoma, no siempre el diagnóstico del primero antecede al segundo: hay ocasiones en las cuales el paciente desconoce que vive con el virus y se entera una vez que le detectan el cáncer.

En estos casos, ¿puede el diagnóstico de linfoma ser un factor para sospechar de VIH en el organismo? %u201CInvariablemente %u2013respondió Reynoso%u2013 uno como doctor debe sospecharlo; es decir, en todo paciente que hoy en día tiene un linfoma maligno no Hodgkin, pertenezca o no a un grupo de riesgo(sic), es mandatorio descartar la presencia de VIH a través de una prueba de detección como parte de sus estudios%u201D.

Para el especialista, es importante determinar esto ya que el tratamiento de pacientes con VIH que desarrollan linfoma es un reto terapéutico %u201Cimpresionante%u201D, pues hay que estabilizar primero el virus y posteriormente tratar el cáncer, lo que implica una respuesta rápida y efectiva.

A pesar de lo anterior, el pronóstico no es igual de sombrío a como lo era cuando empezaron a surgir los primeros casos de VIH/sida y linfoma no Hodgkin, en la década de los ochenta, esto gracias al desarrollo de terapias antirretrovirales altamente activas para tratar de detener el virus y mantener el sistema inmune menos debilitado, además de regímenes de quimioterapia específicas, variantes de las que se utilizan en personas que no tienen VIH.

%u201CActualmente, la posibilidad de que una persona con VIH y linfoma se controle y se cure de este último padecimiento, si bien no es idéntica a la de una persona que no vive con el virus, sí es cercana; ahora los pacientes se alivian y salen adelante%u201D
 
Frecuente, curable y elusivo

Cansancio, pérdida de peso inexplicable, inflamación de ganglios en cuello, ingles o axilas, fiebre y sudoraciones nocturnas erráticas, son algunos de los síntomas que si bien no son exclusivos del linfoma no Hodgkin, sí pueden alertar sobre la presencia de esta enfermedad.

Se trata de un padecimiento que, con un diagnóstico y tratamiento oportuno, puede llegar a mostrar dos escenarios favorables: que se convierta en una enfermedad crónica y tratable, o bien, la curación definitiva. %u201CEn comparación con otros tipos de cáncer, el linfoma no Hodgkin es de los males el menor, por tal motivo hay que detectarlo a tiempo%u201D, aseguró Reynoso Gómez.
 

Paradójicamente, el diagnóstico temprano es algo difícil debido a que son tumores muy %u201Celusivos%u201D, pues en la mayoría de los casos pueden llegar a ser indoloros o confundirse con otras enfermedades.
 

%u201CEl origen del linfoma no Hodgkin está en el tejido linfático; sin embargo, hay más de 600 ganglios linfáticos en el cuerpo humano y no todos se encuentran en el cuello, las axilas o las ingles, donde podría visibilizarse una inflamación anormal: sólo 30 por ciento del crecimiento ganglionar maligno se da en estas zonas, el resto puede aparecer oculto en otros órganos como el hígado o el ducto gastrointestinal, por mencionar algunos%u201D, explicó el hematólogo del Hospital Español.
 

Mantenerse atento a los síntomas previamente mencionados y la realización de análisis de sangre, tomografías, biopsias y radiografías ante cualquier sospecha de linfoma, favorecen el diagnóstico oportuno de esta enfermedad. En el caso de personas con VIH, aunado a lo anterior, deben tener un seguimiento médico estrecho no sólo para detectar a tiempo el linfoma, sino también para determinar el tratamiento.
 

Al respecto, Eduardo Reynoso subrayó la importancia del diagnóstico oportuno de la infección por el VIH, pues de este modo se pueden suministrar cuanto antes tratamientos antirretrovirales eficaces, los cuales disminuyan el riesgo de que se desarrolle un linfoma.
 

%u201CYa que el linfoma de no Hodgkin se da por el deterioro de las células de defensa que vigilan la aparición de tumores malignos, son importantes los diagnósticos oportunos de VIH, pues está demostrado que el riesgo de que personas con el virus desarrollen un linfoma es menor si comienzan con sus terapias antirretrovirales antes de que el sistema inmune se deteriore demasiado%u201D, concluyó.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Día Mundial de la Trombosis

El 13 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Trombosis, una fecha que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *