Aspectos de la nutrición parenteral

Por: Redacción

La nutrición parenteral es un método de alimentación que se utiliza cuando una persona no puede comer o absorber alimentos a través del tracto gastrointestinal. Esto puede ser debido a varias condiciones médicas, como trastornos digestivos graves, cirugías recientes, o enfermedades crónicas.

La nutrición parenteral se administra a través de un líquido nutritivo que contiene vitaminas, minerales, carbohidratos, proteínas y grasas. Este líquido se suministra directamente al torrente sanguíneo mediante un catéter colocado en una vena grande, generalmente en el pecho o el brazo.

Este método de alimentación se usa solo cuando es absolutamente necesario, ya que puede tener riesgos, como infecciones o complicaciones relacionadas con el catéter. Además, es importante un seguimiento médico riguroso para asegurarse de que el paciente reciba la nutrición adecuada.

La nutrición parenteral puede clasificarse en dos tipos principales: nutrición parenteral total (NPT) y nutrición parenteral parcial.

1. Nutrición Parenteral Total (NPT): Como su nombre indica, la NPT proporciona todos los nutrientes esenciales que el cuerpo necesita. Se utiliza cuando el sistema gastrointestinal del paciente no funciona en absoluto o necesita un descanso completo. Incluye un equilibrio de carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y oligoelementos.

2. Nutrición Parenteral Parcial: Este tipo se utiliza cuando el paciente puede consumir algo de comida por vía oral o enteral, pero no lo suficiente para satisfacer sus necesidades nutricionales. La nutrición parenteral parcial complementa la alimentación oral o enteral para asegurar que el paciente reciba la cantidad total de nutrientes necesarios.

Cada tipo de nutrición parenteral se adapta a las necesidades individuales del paciente, basándose en su estado de salud, las condiciones médicas subyacentes, y los requisitos nutricionales. Los profesionales de la salud determinan la composición y la cantidad de nutrientes en cada caso.

Nutrición parenteral en pacientes con cáncer

En pacientes con cáncer, la nutrición parenteral puede ser especialmente importante. El cáncer y su tratamiento, como la quimioterapia o la radioterapia, a menudo afectan el apetito y la capacidad del cuerpo para digerir y absorber nutrientes. Esto puede llevar a la malnutrición, lo cual es un problema serio porque puede afectar la capacidad del cuerpo para luchar contra el cáncer y recuperarse de los tratamientos.

La nutrición parenteral permite a los pacientes con cáncer obtener los nutrientes esenciales cuando no pueden alimentarse por la boca o su sistema digestivo no funciona adecuadamente. Este tipo de alimentación ayuda a mantener la energía del paciente, a preservar la masa muscular, y a mejorar la recuperación y la calidad de vida.

Sin embargo, no todos los pacientes oncológicos necesitan nutrición parenteral. La decisión de usarla depende de varios factores, como el tipo y la etapa del cáncer, el estado general de salud del paciente y sus necesidades nutricionales específicas. Además, es importante considerar los riesgos y beneficios, y el equipo médico debe monitorear cuidadosamente al paciente para ajustar el tratamiento según sea necesario.

Nutrición parenteral en pediatría

La nutrición parenteral en pediatría tiene consideraciones especiales debido a las necesidades nutricionales únicas de los niños y su desarrollo en curso.

En los niños, la nutrición parenteral se usa cuando no pueden obtener suficientes nutrientes por vía oral o enteral, como en casos de enfermedades crónicas, problemas gastrointestinales, o después de ciertas cirugías. Es vital para el crecimiento y desarrollo adecuado, especialmente en los recién nacidos y lactantes.

La nutrición parenteral en pediatría debe ser cuidadosamente calculada y monitoreada para asegurar que se cumplan las necesidades nutricionales específicas de cada etapa del desarrollo. Esto incluye un equilibrio adecuado de calorías, proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales.

Los riesgos de la nutrición parenteral, como infecciones y complicaciones del catéter, también deben ser considerados y vigilados de cerca en pacientes pediátricos.

Dado que los niños están en una fase de crecimiento activo, es fundamental un seguimiento regular por parte de un equipo de salud especializado en nutrición pediátrica para ajustar la composición de la nutrición parenteral a medida que crecen y cambian sus necesidades.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

XXV Congreso Nacional de Hemofilia de la FHRM (reseña)

La Federación de Hemofilia de la República Mexicana (FHRM), presidida por la Lic. Minerva Cruz, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *