Incapacita el dolor a las personas con hemofilia que no reciben el tratamiento adecuado

Una de las enfermedades que más dolor generan a quienes la padecen es la hemofilia, trastorno de la coagulación que causa hemorragias internas, principalmente en músculos y articulaciones.  Los pacientes sangran más tiempo cuando tienen una herida y en los casos severos pueden tener hemorragias espontáneas o posteriores a traumatismos leves, especialmente en rodillas, tobillos y codos.

En México, más de 6 mil 299 personas viven con hemofilia y otros desórdenes de la coagulación, y de acuerdo con la Federación Mundial de Hemofilia, en el mundo 75% de las personas con deficiencias de la coagulación no reciben tratamiento adecuado, lo que las pone en riesgo de sufrir lesiones articulares incapacitantes y muerte temprana.

La Dra. Angélica Licona, gerente médico de Enfermedades Raras para Novo Nordisk México, señaló que, entre las complicaciones de la hemofilia, la degeneración articular, la pérdida de masa y fuerza muscular, así como un dolor discapacitante, representan algunas de las principales causas de pérdida de la independencia del paciente. “La profilaxis o infusión periódica de concentrados de factor de coagulación es fundamental para evitar hemorragias y dar a los pacientes la oportunidad de tener calidad de vida.”

En México, se calcula que del 100% de las personas diagnosticadas con algún tipo de hemofilia, cerca del 70% presenta algún grado de daño articular a causa del nulo o ineficiente tratamiento que han recibido por años.

Te puede interesar…

Hemorragias articulares y musculares, las que más dolor causan

“Las hemorragias que más preocupan en un paciente con hemofilia son las que ponen en peligro su vida, como las que afectan al Sistema Nervioso Central, las gastrointestinales, las hemorragias en el cuello o garganta y las producidas por un traumatismo grave”, comentó la Dra. Licona.

“Pero tengamos en cuenta otro tipo de hemorragias, como las que afectan a las articulaciones, que constituyen un 70-80% de todas ellas y pueden provocar serias complicaciones en cuanto a dolor y movilidad, limitando así la posibilidad de realizar las actividades de la vida diaria”, advirtió la gerente médico de Enfermedades Raras de Novo Nordisk.

En cuanto a la incidencia de hemorragias en las articulaciones, el 45% se dan en las rodillas, 30% en los codos, 15% en los tobillos, 3% en los hombros, 3% en las muñecas, 2% en las caderas y 2% en otras localizaciones.

La especialista explicó que: “una hemorragia provoca una serie de modificaciones físicas y químicas dentro de la articulación, las cuales hacen que la membrana sinovial se engrose (sinovitis aguda) y sea más propensa a sufrir más hemorragias. Si no se trata, se instaura un círculo vicioso, ya que la membrana sinovial sangrará más fácilmente cada vez, ocasionando el deterioro de la articulación, al que se denomina artropatía hemofílica.”

“Este tipo de hemorragia se manifiesta con inflamación en la zona de la articulación, aumento del calor local y dolor agudo. El dolor producido por una hemorragia articular aumenta con la actividad física y mejora con el reposo y la administración de factor de la coagulación necesario. Sin tratamiento, la articulación se torna rígida, dolorosa e inestable, ante la pérdida de masa muscular y el debilitamiento de los músculos.”

“Por otro lado, tenemos a las hemorragias musculares, debido a las cuales el músculo se torna rígido y dolorido, lo que produce inflamación, calor y dolor al tacto. Si la hemorragia es profunda y no se atiende a tiempo, puede tener efectos irreversibles”, señaló la Dra. Licona. Las hemorragias musculares suelen ocurrir en pantorrillas, antebrazo y caderas, y constituyen entre un 10% y un 20% de todas las hemorragias de una persona con hemofilia.

Tratamiento del dolor en la hemofilia

El tratamiento hematológico (administración del factor de coagulación faltante) es una de las piezas clave en el abordaje de los problemas articulares y musculares en hemofilia. “El tratamiento más efectivo para prevenir una artropatía hemofílica es la profilaxis a través de la administración del factor, indicó la Dra. Angélica Licona.

También señaló que para aliviar el dolor se recomienda al paciente estar en reposo, colocar bolsas de gel frío en la zona afectada y, bajo estricta supervisión médica, se pueden utilizar analgésicos y/o AINES (antiinflamatorios no esteroideos).

Informó que la fisioterapia también juega un papel muy importante en la prevención y tratamiento de la artropatía hemofílica y es parte integral del cuidado multidisciplinar de pacientes con hemofilia grave. Para mejorar la movilidad y recuperar tono muscular y fuerza, es importante realizar rutinas de ejercicios y/o alguna actividad deportiva.

“La natación es muy recomendable y no se aconsejan deportes que impliquen impacto sobre las articulaciones, como el futbol, atletismo, baloncesto o artes marciales, ya que pueden instaurar o incrementar el proceso degenerativo de la articulación.”

DZ

Para saber más…

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Un congreso para todos

Este año esperamos que nuestro programa académico sea atractivo para todos los asistentes. Hemos seleccionado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.